Imagen

Rol familiar: Cómo cuidar a los niños

Tú puedes ayudar a potenciar y desarrollar las competencias y habilidades digitales y mediáticas 2.0 de tus hijos.

Protégelos enseñándoles a interactuar y crear vínculos de manera sana para cada etapa de su desarrollo.

Cómo estar presentes como padres

“La otra vez me metí en una página de sexo. Mi mamá llegó y dijo: '¡Qué bueno que estás jugando aquí, y no en la calle!' Y se fue. No preguntó a qué jugaba; mejor que no sepa.”


Este testimonio de una menor de 8 años nos demuestra que los padres deben ser formadores y previsores de los riesgos de la web 2.0 y no dejarlos solos, creyendo que saben cuidarse o que por estar bajo nuestra compañía física están protegidos.

Recomendaciones preventivas

En Chile, la Policía de Investigaciones orienta a niños, profesores y apoderados a través de charlas educativas en los colegios y recomienda cómo prevenir o averiguar si un niño ya es víctima de un delito:

Seguridad en la Web

Confianza:
Explícales que nadie debe pedirles fotos, y si sucede, avisar de inmediato. El mundo virtual tiene consecuencias reales.

Navegación 2.0

Aprende sobre la web 2.0:
Así podrás establecer qué contenidos son adecuados para su desarrollo, prohibiendo los que no contribuyan a él.

Comparte más en familia

Compartan espacios on line y offline: así sabrás sus gustos y actitudes sabiendo qué situaciones le incomodan o le agradan.

Ponle atención al contenido

Revisa constantemente las páginas web visitadas por ellos.

Mantén seguridad en la Web

Bloquea links riesgosos, como son las páginas de contenido sexual.

Revisa las descargas

Supervisa qué archivos bajan o de qué página o link provienen.



Qué hacer cuando navegan fuera de casa

Un estudio elaborado por la Asociación Acción Contra la Pornografía Infantil mostró que:


  • El 15% de los adolescentes que visita los cibercafés entra a páginas con contenido sexual para adultos.

  • El 9% de ellos ven contenidos especialmente violentos.

  • Entre los adolescentes de 12 a 17 años, un 64% señala que no existe control por parte de quienes trabajan en estos centros.

Si tu hijo se conecta habitualmente desde el colegio, un ciber o desde las casas de sus amigos o parientes, sin tu presencia, averigua si estos lugares son seguros para él, en especial si poseen filtro para páginas riesgosas.


De la misma forma, si ellos navegan dentro del hogar, supervisa su navegación y los filtros de configuración en su computador, asumiendo la responsabilidad de los sitios que puedan visitar.